Vés al contingut

Encanto Marinero

El mar es una de las principales fuentes de riqueza del Baix Empordà. Su aprovechamiento no solo ha sido vital durante siglos para la economía de la comarca, sino que los trabajos pesqueros, así como los habitantes de la costa y su estilo de vida, han contribuido decisivamente a configurar la identidad bajo-ampurdanesa.

La estrecha relación con el mar y los fenómenos meteorológicos que tienen lugar es el sustrato de una cultura propia, la marinera, con hablas, creencias y rituales propios. Una de sus manifestaciones más conocidas es la canción de taberna, un género musical que plasma la vida y visión del mundo de la gente de la Costa Brava.

Mare, vull ser pescador
vull ser pescador i no frare 
que sóc fill de pescador
i malgrat el teu dolor 
jo tinc les venes salades.
Mare vull fer-me a la mar.
Mare vull fer-me a la mar
i que em bressin les onades”.

Mare, vull ser pescador, del grup de Calella de Palafrugell Port Bo.

  • Foto: Manel RVEdipress

    Los pescadores y las diferentes tipologías de embarcaciones que empleaban han estado, durante siglos, un elemento destacado del paisaje marítimo. Las técnicas y guarnimientos de pesca –las redes, las nasas, los anzuelos– son característicos de cada territorio pesquero, adaptados al litoral y a las capturas disponibles. Ya sea cerca de la costa o mar adentro, la pesca representa el vínculo primigenio entre la población del Baix Empordà y el Mediterráneo.

  • Foto: Arxiu Imatges PTCBG

    El descenso de la amenaza de los piratas propició la aparición de núcleos pesqueros a la orilla del mar. Estas barriadas, construidas a los rincones más accesibles de la costa e impregnadas de salobridad, eran de casas humildes, agrupadas en calles estrechas. En los pueblos más importantes, la notoriedad de la pesca se plasmó a las lonjas, que adquirieron una gran relevancia y que, en el caso de Palamós, continúan funcionando. A las calas más aisladas se hicieron barracas, pequeñas edificaciones funcionales para guardar barcas y utensilios de pesca.

  • Foto: Manel RVEdipress

    Uno de los legados más importantes de la tradición pesquera es la gastronomía. La cocina marinera, nacida de la necesidad de alimentarse durante las largas jornadas faenando en el mar y en tierra, combina la sencillez de las elaboraciones con la frescura de los ingredientes. La transmisión de recetas y preparaciones ha posibilitado que en la actualidad la cocina marinera se mantenga y se enriquezca con las aportaciones de la innovación gastronómica.

COMPARTE: