Consell Comarcal del Baix Empordà Accés ràpid a les àrees del Consell Comarcal
   
Català Castellano English Deutsche Deutsche
Situación geográfica Territorio y patrimonio natural Turismo activo Cultura Gastronomía Alojamiento Agenda Recomendaciones Publicaciones Calidad
Patrimonio arquitectònico
El Baix Empordà le ofrece la posibilidad de seguir un itinerario histórico-arqueológico muy amplio. Así, los vestigios de la prehistoria los podrá ver en los museos locales o en las cuevas del macizo del Montgrí donde fueron encontrados, pero también visitando los mágicos monumentos megalíticos de los macizos de Les Gavarres y L’Ardenya, situados en su mayor parte en puntos con excelentes panorámicas de la llanura ampurdanesa. Los indiketes, por su parte, nos dejaron la gran ciudad ibérica de Ullastret y diversos poblados (Castell de la Fosca en Palamós, Sant Sebastià de la Guarda en Palafrugell...), mientras que los romanos se encuentran representados en la villa del Pla de Palol, en Platja d’Aro, actualmente restaurada.
Los restos más destacables de la época prerrománica se concentran en la zona del macizo de Les Gavarres, en pueblos como Santa Coloma de Fitor o Sant Feliu de Boada. En nuestra comarca también podrá visitar edificios románicos de gran belleza, como los monasterios de Sant Feliu de Guíxols y Sant Miquel de Cruïlles o el castillo palacio de La Bisbal, y una multitud de pequeñas iglesias románicas que encontrará diseminadas por todo el territorio: Sant Joan de Bellcaire, Sant Andreu de Pedrinyà, Sant Pau de Fontclara...
Pero como en seguida podrá comprobar, la huella más visible que conserva nuestra tierra es la de la época gótica. Los pueblos fortificados —Ullastret, Peratallada, Pals y Monells, entre otros—, con su castillo o torre, sus callejuelas estrechas y los mil y un detalles de sus casas, le transportarán a la época de los caballeros, que también podrá revivir en el castillo del Montgrí, en los castillos palacio de Bellcaire y Peratallada, o en la iglesia de Sant Genís de Torroella, de fachada barroca.
A lo largo de la costa se alzan las torres de vigilancia o de moros, construidas en los siglos XVI y XVII para proteger el litoral. Redondas o cuadradas, más grandes o más pequeñas, formando parte de una masía o bien totalmente aisladas, son muchas las que han perdurado hasta nuestros días. Las zonas donde existen más ejemplares son los municipios de Torroella de Montgrí, Palafrugell, Begur, Calonge y Palamós. También aquí se sitúa la mayoría de las grandes masías fortificadas, con ventanas y puertas adornadas con detalles neogóticos y barrocos, grandes bóvedas y portaladas que constituyen una magnífica muestra de la arquitectura popular de nuestra comarca.
El Renacimiento y el Barroco no tuvieron, en cambio, una implantación demasiado notable en nuestra arquitectura, a pesar de que se han conservado diversas muestras de ambos estilos: entre los testimonios renacentistas destacan la portalada de la iglesia de Sant Isidor de la Pera o la remodelación del castillo de Vulpellac, y en lo que se refiere al Barroco, la iglesia de Santa Maria de La Bisbal o la de Sant Martí de Palafrugell.
Cerca del mar, situados a menudo junto a una pequeña cala, encontramos pequeños barrios de casas blancas que conservan su aire marinero original, como Calella de Palafrugell, Llafranc, Tamariu, Sa Tuna, Sa Riera... En su origen, las casitas de los pescadores eran muy sencillas: constaban de un garaje en la planta baja, destinado a resguardar las barcas, y de unas cuantas habitaciones de pequeñas dimensiones en el primer piso. Muchas han sido acondicionadas como casas de verano, pero no por ello han perdido su encanto.
Los indianos, por su parte, nos han dejado sus enormes casonas, mezcla de la tradición de las casas antillanas y bonitos detalles modernistas, con ejemplos de primera línea que podrá observar sobre todo en Sant Feliu de Guíxols y en Begur.
El Modernismo, con un legado muy disperso en nuestra tierra, se encuentra representado en edificios como el Casino dels Nois y Can Malonis, en Sant Feliu de Guíxols, el Cinema Mundial de La Bisbal (actual biblioteca municipal), la fábrica Armstrong de Palafrugell (Can Màrius), etc. Las bellas casas de verano de la playa de Sant Pol, en Sant Feliu de Guíxols, y las de S’Agaró son, por su parte, una muestra excelente de la difusión del Novecentismo en nuestra comarca.
La arquitectura contemporánea también está presente en todo el Baix Empordà, aunque, en la mayoría de los casos, aplicada a construcciones particulares. En este sentido, cabe destacar el Parador de Aiguablava, en Begur, y los apartamentos de Cap sa Sal.
A lo largo de este siglo, los pueblos de la costa han remodelado sus antiguos paseos marítimos, que le permitirán disfrutar de la proximidad del mar mientras camina tranquilamente y en los que encontrará una amplia oferta de restaurantes, bares y puestos: es el caso de localidades como Platja d’Aro, L’Estartit, Palamós y Sant Feliu de Guíxols.

> Patrimonio arquitectònico > El urbanismo y el paisaje
Instagram
rutes GPS Baix Empordà
Activitats
Més informació


Consell Comarcal del Baix Empordà
C/Tarongers, 12 · Tel. 972 642 310 · 17100 La Bisbal d'Empordà · turisme@baixemporda.cat - Google+
© 2006-2007 Consell Comarcal del Baix Empordà
disseny web comunicatek
Aquesta acció està subvencionada pel Servei Públic d’Ocupació de Catalunya en el marc dels Programes de suport al desenvolupament local